Psicología, relajación, estress, ansiedad. Música y procedimientos para el sosiego, y la relajación. Yoga. Antiestress
Posts RSS Comments RSS 10,103 Posts and 7 Comments till now

Frankenstein aún salva vidas

frankensLo hemos dicho muchas veces: la curiosidad nunca es inútil, por más que pueda parecerlo en un principio y por más que nazca de la más necia superstición o la idea más inverosímil. Uno de los casos más curiosos en este sentido es la verdadera historia de Frankenstein.

No vamos a hablar aquí del monstruo de Mary Shelley, del que le habló uno de los hermanos Grimm (sí, es un cuento alemán en realidad), sino de la leyenda que inspiró esta historia. Porque hay una historia real detrás de este mito.

Se trata de Konrad Dippel, un teólogo, físico y químico alemán, nacido en Frankenstein, y al que sus vecinos expulsaron pro la fuerza de sus tierras cuando se enteraron de que trataba de resucitar a los muertos mediante descargas eléctricas, además de otras muchas tropelías con cadáveres, miembros y vísceras.

Se decía que el tipo en cuestión trataba de localizar la sustancias palpable del alma y el modo de transferirla de un cuerpo a otro.

Por lo visto, y aunque la leyenda se basa en lo contrario, Konrad Dippel von Frankenstein nunca consiguió resucitar a ningún muerto, pero las notas que dejó sobre sus trabajos fueron absolutamente fundamentales para desarrollar las técnicas de electroshock, aún empleadas en algunos tratamientos psiquiátricos y muy especialmente el desfibrilador cardiaco, que se basa exacta y precisamente en loq eu Frankenstein hacía: aplicar corrientes eléctricas para restablecer o resetear el sistema nervioso.

O sea que Frankenstein no consiguió resucitar a ningún muerto, pero su idea ha conseguido salvar mucho miles, cientos de miles de vidas. Y las sigue salvando.

Así es la vida: por eso decimos siempre que no hay que interrumpir nunca a un loco con una idea. Nunca se sabe…

 

P.D: Y encima el tipo se hizo rico cuando, queriendo inventar un tinte rojo, le salió un tinte azul que logró vender masivamente por su pureza y durabilidad. Azul de Prusia , se llama. Hay que jorobarse…

¿Qué te parece el artículo? Vota:

Trackback this post | Feed on Comments to this post

Leave a Reply

Comment moderation is enabled. Your comment may take some time to appear.